skip to Main Content
Aceite Congelado

Es invierno y hace frío, y quizás el lugar donde guardes el aceite de oliva virgen extra está fuera de casa.

¿Se Te ha congelado?

¡No hay ningún problema! Este aceite se puede consumir igualmente porque no ha perdido ninguna de sus propiedades. Todos los misterios y curiosidades de este fenómeno. Eso sí, si has llegado aquí porque ya lo tienes congelado y lo necesitas ya. Solo debes saber que para volverlo a tenerlo líquido le debes aumentar la temperatura por encima de 23ºC. Pero debe hacerse sin someterlo a un calor excesivo ni exponerlo a la luz directa. ¿Cómo?

 

Proceso de cristalización

Para entender el proceso de congelación del aceite de oliva virgen extra lo compararemos con el del agua. Esta, si es potable, está compuesta por 1 único tipo de moléculas, las que conocemos como H2O, mientras que el aceite está formado por diferentes moléculas, conocidas como triglicéridos. Y ahora te preguntes, ¿por qué es importante saber esto? Pues porque las moléculas del agua tienen el mismo punto de congelación, pero los del aceite no. Esto hace que el agua se vaya solidificando uniformemente, pasando del líquido al sólido a los 0 ºC, mientras que en el aceite este proceso es irregular (sin afectar a su consumo posterior).

La Congelación del aceite tiene 1 abanico de temperaturas muy diferente, que va desde unos 20 ºC hasta los 5,5 ºC. Por tanto, cuando unas moléculas se empiezan a congelar, otras aún se encuentran en estado líquido, lo cual hace que observemos pequeñas perlas de un color similar a la cera en el interior del aceite. Este proceso se llama cristalización y es natural cuando el aceite se encuentra en las temperaturas comentadas antes. Además, es el inicio de si congelación.

¿Esto afecta a su calidad? ¡No! Cuando el aceite pasa por este procedimiento no cambia su sabor ni su valor gastronómico, ya que sus propiedades no se alteran. Es más, congelar el aceite puede ser una manera de conservarlo. Hay que tener en cuenta que si guardas tu aceite en una botella que no cierra bien, expuesto a la luz o a temperaturas elevadas, lo puedes estropear (Y Eso sí que no lo queremos!).

 

Descongelación

Para descongelar el aceite, como ya te hemos desvelado al inicio, solo hace falta aumentarle la temperatura, pero, ¡vamos con cuidado en este paso! Lo ideal es que lo hagas con tiempo y sin exponerlo a una fuente de calor directa. De esta manera, el aceite volverá a su estado líquido normal con todos sus beneficios.

Te animamos a que el aceite de oliva virgen extra sea 1 de los pilares básicos en tu alimentación, ya que forma parte, junto con otros alimentos, de una dieta sana. Te aportará vitaminas, antioxidantes y energías saludable indispensable para nuestra salud.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies